La biblioteca destinada a la educación universal, es más poderosa que nuestros ejércitos. Jose de San Martín.

Editorial

Por Ana María Valentino
En este mundo cada vez más globalizado la sociedad se presenta día a día más deshumanizada e individualista.
Desaparecen valores e ideales nobles.Nuestros jóvenes estás sin brújula que los guíe.
Sus padres ocupados por sobrevivir o por tener más y más..
Es tiempo de REFLEXIONAR. De mirar hacia adentro y reconocer mezquindades y falencias, es tiempo
de proponernos un cambio profundo, para nuestro bien y el de las generaciones futuras.
EL general José de San Martín no sólo nos legó la libertad como Nación sino que también nos dejó sus enseñanzas de vida.Las Máximas a su hija Mercedes hablan de su sabiduría , su grandeza y su humildad, condiciones que lo caracterizan mas allá de su gloria militar.
Leyendo esas Máximas es posible comenzar a reflexionar sobre nuestras propias actitudes de vida,disponernos a asumir nuestros errores y proponernos un cambio. Comprender que la soberbia y el materialismo desmedido no conducen nada bueno ya será una forma de aportar un granito de arenapara construir una sociedad má s humana y por consiguiente una PATRIA mejor.
Tomemos como referencia las enseñanzas de nuestro General y tratemos de inculcarlas en nuestros niños desde pequeños tal como él lo hacia en su hija Merceditas,y no dudemos que el tiempo dará sus frutos.

martes, 26 de mayo de 2009

La Sagrada Misión del Buque Villarino...

Existió un buque en la Escuadra Argentina que no fue una nave más. Esta embarcación tuvo una Sagrada Misión que fue encomendanda por el Pueblo de la Nación Argentina . Su Misión: Nada menos que el de traer los restos del Brigadier General de la Confederación Argentina, José de San Martín , de regreso a casa.

Ocurrió en 1880, el Villarino partía en su viaje inaugural desde un astillero inglés. A esta Gloriosa nave lo comandaba Ceferino Ramirez , junto con su Copiloto , Daniel Solier quienes ese 22 abril , ordenaban soltar amarras rumbo a Buenos Aires y tal vez, no sin antes pedir a Nuestra Señora Stella Maris , Patrona de los Marinos Argentinos, que los proteja en esa singular travesía.

Seguramente , en la tripulación , había una profunda emoción y a la vez, sentían a esa responsabilidad, como una exquisita y muy pesada carga a sus espaldas. Iban a hacer historia. Del otro lado del océano , una nación espectante los esperaban para rendir el merecido tributo a su Libertador.

Durante treinta y dos días surcaría los mares la mismisima identidad de la Nación Argentina , la máxima expresión de entrega y sacrificio por la Patria. Tal vez, ese pabellón, era más celeste y blanco que nunca y seguramente, los marinos del Villarino, desfilaban en procesión frente a los restos , lo miraban y reflexionaban sobre las proezas de ese General correntino; aquel soldado que al mando de las huestes patriotas , cruzó una cordillera y liberó a tres países.
El 24 de mayo de 1880 , la vela mayor del Villarino, fue avistado por los ciudadanos que lo esperaban en el Puerto de Buenos Aires. El General José de San Martín estaba de vuelta en casa. Misión cumplida!!.

El buque Villarino sirvió unos años más en la Escuadra Argentina. Se lo recordará como la Nave que hizo realidad los deseos del Gran Capitán:

"...Deseo que mi corazón descanse en Buenos Aires.."


Rafael Chepoyá
Granadero (Res)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada