La biblioteca destinada a la educación universal, es más poderosa que nuestros ejércitos. Jose de San Martín.

Editorial

Por Ana María Valentino
En este mundo cada vez más globalizado la sociedad se presenta día a día más deshumanizada e individualista.
Desaparecen valores e ideales nobles.Nuestros jóvenes estás sin brújula que los guíe.
Sus padres ocupados por sobrevivir o por tener más y más..
Es tiempo de REFLEXIONAR. De mirar hacia adentro y reconocer mezquindades y falencias, es tiempo
de proponernos un cambio profundo, para nuestro bien y el de las generaciones futuras.
EL general José de San Martín no sólo nos legó la libertad como Nación sino que también nos dejó sus enseñanzas de vida.Las Máximas a su hija Mercedes hablan de su sabiduría , su grandeza y su humildad, condiciones que lo caracterizan mas allá de su gloria militar.
Leyendo esas Máximas es posible comenzar a reflexionar sobre nuestras propias actitudes de vida,disponernos a asumir nuestros errores y proponernos un cambio. Comprender que la soberbia y el materialismo desmedido no conducen nada bueno ya será una forma de aportar un granito de arenapara construir una sociedad má s humana y por consiguiente una PATRIA mejor.
Tomemos como referencia las enseñanzas de nuestro General y tratemos de inculcarlas en nuestros niños desde pequeños tal como él lo hacia en su hija Merceditas,y no dudemos que el tiempo dará sus frutos.

martes, 6 de octubre de 2009

Agradecimiento...

1. Quiero agradecer al Sr Secretario Luis Ubiría,  de los Granaderos Reservistas de la Republica Argentina,  por la nota publicada.


“La responsabilidad del Granadero de San Martín”
Mientras paseaba su mirada franca sobre nosotros, un grupo de reclutas escuchábamos sorprendidos al Sargento Primero decir: -¡Reclutas!!!....la misión de un Granadero es defender la vida del Presidente de la Nación… El Sargento Primero nos ilustraba la misión, cubriendo con su cuerpo a un Granadero mientras nos seguía diciendo: -¡Esta es la responsabilidad que le confía la Nación al Granadero de San Martín; cubrir con su cuerpo al presidente ante cualquier agresión!- Silencio en el escuadrón. Sólo pensábamos en esa responsabilidad que adquiriríamos al otro día en que finalizaba nuestro periodo de ambientación. Esa noche de octubre  y mientras sonaba la retreta, el Sargento Primero ordenó rodilla a tierra a todos los reclutas. -¡Padre nuestro que estás en los cielos…… Al día siguiente por primera vez, vestíamos orgullosos el uniforme de aquel General, que cruzó Los Andes y liberó Argentina, Chile y Perú.


Testimonio: Granadero (Res)  Baldovino Merep  Rafael - Escuadrón Junín

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada