La biblioteca destinada a la educación universal, es más poderosa que nuestros ejércitos. Jose de San Martín.

Editorial

Por Ana María Valentino
En este mundo cada vez más globalizado la sociedad se presenta día a día más deshumanizada e individualista.
Desaparecen valores e ideales nobles.Nuestros jóvenes estás sin brújula que los guíe.
Sus padres ocupados por sobrevivir o por tener más y más..
Es tiempo de REFLEXIONAR. De mirar hacia adentro y reconocer mezquindades y falencias, es tiempo
de proponernos un cambio profundo, para nuestro bien y el de las generaciones futuras.
EL general José de San Martín no sólo nos legó la libertad como Nación sino que también nos dejó sus enseñanzas de vida.Las Máximas a su hija Mercedes hablan de su sabiduría , su grandeza y su humildad, condiciones que lo caracterizan mas allá de su gloria militar.
Leyendo esas Máximas es posible comenzar a reflexionar sobre nuestras propias actitudes de vida,disponernos a asumir nuestros errores y proponernos un cambio. Comprender que la soberbia y el materialismo desmedido no conducen nada bueno ya será una forma de aportar un granito de arenapara construir una sociedad má s humana y por consiguiente una PATRIA mejor.
Tomemos como referencia las enseñanzas de nuestro General y tratemos de inculcarlas en nuestros niños desde pequeños tal como él lo hacia en su hija Merceditas,y no dudemos que el tiempo dará sus frutos.

sábado, 12 de junio de 2010

HACIA LOS ANDES.

Desde su cuartel general en San Felipe de Aconcagua, el 8 de febrero de 1817,San Martín ofició al director supremo de estado, para decirle:
"Un admirable encadenamiento de sucesos prósperos sigue hasta aquí la marcha de mis tropas , y si es dado por ello pronosticar al fin, parece no dilata el de la total restauración de Chile.
El tránsito solo de la sierra ha sido un triunfo.Díganse vuestra excelencia figurarse la mole de un ejército moviéndose con embarazoso bagaje de subsistencias por casi un mes, armamentos, municiones y demás adherentes, por un camino de 100 leguas, cruzado por eminencias escarpadas, desfiladeros, travesías, profundas angosturas, cortado por cuatro cordilleras; en fin, donde lo fragoso del piso se disputa con la rigidez del temperamento.Tal es el camino de Los Patos,que hemos traído. Pero si vencerlo ha sido un triunfo, no lo es menos el haber principiado a vencer al enemigo".

Gazeta de Buenos Aires.febrero 20 de 1817.

El 25 de enero de 1817,después de haber verificado la salida de las tropas desde el campamento El Plumerillo ,San Martín se incorporó a sus tropas en marcha hacia la Ruta de los Patos.
San Martín iba hacia los Andes para realizar su plan de emancipación , él era el MISIONERO, tenía la misión, por nacimiento, de realizar esa emancipación, y la realizó. San Martín está aureolado en la inmortalidad por el hábito de la gloria sin buscarla , porque la gloria iba en pos de él.

Las tropas en marcha por la ruta de los Patos llegaron a Manatiales el día 29.Una de las primeras providencias de San Martín fue establecer en ese lugar un depósito de víveres y formar un rodeo de vacas para consumo. Esas tares fueron confiadas a cincuenta milicianos de San Luis.

La marcha prosigió hasta Valle Hermoso, donde acamparon el 4 de febrero.
El paisaje allí era reconfortante, hombres y bestias se reconciliaron con la Naturaleza.
Los saldados del ejército de los Andes recobraron aliento,era menester vencer mas dificultades, por que la CORDILLERA DE LOS ANDES, está formada por cinco hileras de montañas.
Al día siguiente fueron sorprendidos por un fuerte temporal, los jefes dispusieron todo cuanto concernía para la protección de los hombres , de las bestias y de los bagajes.
Cuando ese temporal cesó San Martín dió la orden de tocar el Himno.
Y se tocó el Himno.
Y se cantó el Himno.
Era el 5 de enero de 1817, el canto del himno en aquellas latitudes y circunstancias adquirió proyecciones singularmente inusitadas.
Millares de voces viriles entonaron el Hinmo argentino en las montañas de los Andes.
Los soldados del Ejército lo cantaron y cumplieron con las expresiones de ese canto: vivieron coronados de gloria.
Siguieron luego su marcha.Se acercaban al objetivo: El Valle del Aconcagua.
El día 7, el comandante Mariano Nacochea con los 110 granaderos de la escolta del general en jefe,derrota a los realista fortificados en los cerros de Las Coimas, quienes , al huir despavoridos contaron a sus compañeros haber sido arrollados por unos soldados muy altos y muy jinetes,a rmados con sables largos y afilados.
Toda la caballería española, decían, no habría podido detener el empuje de esos jinetes.
Los realistas habían dicho la verdad.Esos soldados altos y valientes eran los soldados del Regimiento de Granaderos a Caballo "General San MArtín".

Esas inmensas montañas le habían quitado el sueño a San MArtín desde hacía dos años,y ahora estaban al alcance de sus manos.Avanzaban a lomo de burro, en desfilada.Por el Paso de los Patos se adentraron en el corazón delos Andes.
Para el general la cumbre nevada del Aconcagua era su punto de referencia.
Y esa inmensa mole, EL ACONCAGUA, que quiere decir, "EL CENTINELA DE PIEDRA", se convirtió en el pedestal dela gloria de San Martín.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada