La biblioteca destinada a la educación universal, es más poderosa que nuestros ejércitos. Jose de San Martín.

Editorial

Por Ana María Valentino
En este mundo cada vez más globalizado la sociedad se presenta día a día más deshumanizada e individualista.
Desaparecen valores e ideales nobles.Nuestros jóvenes estás sin brújula que los guíe.
Sus padres ocupados por sobrevivir o por tener más y más..
Es tiempo de REFLEXIONAR. De mirar hacia adentro y reconocer mezquindades y falencias, es tiempo
de proponernos un cambio profundo, para nuestro bien y el de las generaciones futuras.
EL general José de San Martín no sólo nos legó la libertad como Nación sino que también nos dejó sus enseñanzas de vida.Las Máximas a su hija Mercedes hablan de su sabiduría , su grandeza y su humildad, condiciones que lo caracterizan mas allá de su gloria militar.
Leyendo esas Máximas es posible comenzar a reflexionar sobre nuestras propias actitudes de vida,disponernos a asumir nuestros errores y proponernos un cambio. Comprender que la soberbia y el materialismo desmedido no conducen nada bueno ya será una forma de aportar un granito de arenapara construir una sociedad má s humana y por consiguiente una PATRIA mejor.
Tomemos como referencia las enseñanzas de nuestro General y tratemos de inculcarlas en nuestros niños desde pequeños tal como él lo hacia en su hija Merceditas,y no dudemos que el tiempo dará sus frutos.

miércoles, 21 de julio de 2010

EL HONOR DE SAN MARTÍN

Un silencio lleno de conmiseración es la respuesta del procer a sus difamadores.Y no porque le falten pruebas para confundirlos ni valor para castigarlos. lo cierto es que conoce,lector asiduo de los grandes filósofos, la exácta dimensión de los hombres y el significado real de las palabras.
Su honor es algo por demás sagrado y alto pàra que pueda herirlo cualquier infame que lo intente.Lo tiene y lo ha cuidado como a un tesoro desde el comienzo de su vida pública:
"Ante la causa de América está mi honor; yo no tendré patria sin él y no puedo sacrificar un don tan precioso por cuanto existe en la tierra".
Ese es su honor, un principio divino que está consubstanciado con la firmeza incorruptible de su palabra.El que le hace rechazar ,fundando su actitud en estos términos, el ascenso a brigadier con el que el gobierno quiere premiarle la reconquista de Chile:"Antes de ahora tengo empeñada solenmemente mi palabra de no admitir grado ni empleo alguno militar ni político.Por lo mismo espero que V.E. no comprometerá mi honor para con los pueblos, y que no atribuirá amor propio la devolución del despacho..."
Mas tarde el Congreso del Perú lo nombra Generalisimo de Mar y Tierra. San Martín renuncia irrevocablemente al grado supremo,pese a que el Congreso insiste.

ESE ES SU HONOR, que está indisolublemente unido a SU DEBER.
Es el que le hace cumplir religiosamente sus promesas ,medir el valor exacto de sus palabras.
Cuando la palabra se ha empeñado debe ser ley de conducta.
Tal es el concepto que San Martín tiene de lo que es EL HONOR.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada