La biblioteca destinada a la educación universal, es más poderosa que nuestros ejércitos. Jose de San Martín.

Editorial

Por Ana María Valentino
En este mundo cada vez más globalizado la sociedad se presenta día a día más deshumanizada e individualista.
Desaparecen valores e ideales nobles.Nuestros jóvenes estás sin brújula que los guíe.
Sus padres ocupados por sobrevivir o por tener más y más..
Es tiempo de REFLEXIONAR. De mirar hacia adentro y reconocer mezquindades y falencias, es tiempo
de proponernos un cambio profundo, para nuestro bien y el de las generaciones futuras.
EL general José de San Martín no sólo nos legó la libertad como Nación sino que también nos dejó sus enseñanzas de vida.Las Máximas a su hija Mercedes hablan de su sabiduría , su grandeza y su humildad, condiciones que lo caracterizan mas allá de su gloria militar.
Leyendo esas Máximas es posible comenzar a reflexionar sobre nuestras propias actitudes de vida,disponernos a asumir nuestros errores y proponernos un cambio. Comprender que la soberbia y el materialismo desmedido no conducen nada bueno ya será una forma de aportar un granito de arenapara construir una sociedad má s humana y por consiguiente una PATRIA mejor.
Tomemos como referencia las enseñanzas de nuestro General y tratemos de inculcarlas en nuestros niños desde pequeños tal como él lo hacia en su hija Merceditas,y no dudemos que el tiempo dará sus frutos.

viernes, 13 de agosto de 2010

EL OCASO. ÚLTIMOS DÍAS DE SAN MARTÍN.


Al regresar a Europa la situación económica del general se volvió sumamente crítica. Sus pensiones militares, muy disminuidas le llegaban con gran atraso. Sus recursos estaban casi limitados a lo poco que le producía una casa de Buenos Aires , donada por el gobierno a su hija. Para él, que toda su vida se había alimentado y vestido con sencillez, eso no habría significado nada,pero tenía una hija aquien sostener y educar.Con tan escasos reursos le dió, sin embargo una educación esmerada.
Mercedes hablaba el inglés y el francés lo mismo que el español y aprendió música y dibujo.Era cultísima y de exquisitos modales.
Por intermedio y con ayuda del banquero Aguado consiguió en esa época adquirir una casita en Grand-Bourg y una hectárea de terreno donde pudo al fín cultivar sus flores.

Por esa casa desfilaron muchos compatriotas de paso por Europa: Mariano Balcarce, Sarmiento, Alberdi, Francisco y Antonio Tocornal,Guido Spano y otros más. Balcarce había llegado por primera vez a casa de San Martín en ocación de una epidemia de cólera que atacó al General y a su hija.Los atendió y cuidó solicitamente durante vrios meses.
De la amistad entre el jóven argentino y Mercedes nació el amor .San Martín satisfecho con la elección de su hija , concedió su mano a Balcarce y la boda se realizó el 13 de diciembre de 1832. Los jóvenes partieron hacia Buenos Aires, donde permanecieron dos años.

Sintiéndose en las postrimerías de su vida Sam Martín hace testamento.
Florencio Varela,en su "Diario de viaje" cuenta que visitó a San Martín en abril de 1844 en su casita de Grand-Bourg, donde fue invitado a comer,estaban presentes Balcarce y Mercedes.
Durante la comida se habló mucho de la patria lejana y su angustiosa situación bajo la tiranía.
San Martín ,sollozando casi comentó al final:
-"¡Bárbaros!¡No saciarse en quince años de perseguir a los hombres de bien!"

En 1848 se traslado con su familia a Boulogne-Sur-Mer, instalándose en una casa de la calle Grande Nº 5. Antes de hacerlo vendió la de Grand-Bourg.
San Martín estaba ya muy convalesciente, padecía fuertes dolores reumáticos, tiene resentidos el corazón y el estómago y pierde la vista poco a poco hasta quedar ciego.
A pesar de su habitual resignación frente a la fatalidad, esto le produce una gran triteza por que lo priva del placer de la lectura , uno de los más grandes de su vida.
Su hija y su yerno se convierte piadosamente en sus lectores des de entonces.

El 17 DE AGOSTO de 1850 , a las 3 de la tarde y luego de indicar por señas a su yerno que sacara de la habitación a Mercedes para que no sufriera , y en presencia de los doctores Jakson y Gerard, don Felix Frías y D.Francisco J. Rosales , según las palabras qu éste último le comunicó al gobierno de Chile, al que representaba,"Acabó sus días en los brazos de su afligida y virtuosa familia, con la calma de los justos."

Entre sus manos , sobre su pecho colocaron un crucifijo que, para decirlo en las hermosas palabras de Ricardo Rojas, "No estaba mal sobre el corazón de aquel cristiano, voluntariamente sacrificado para salvación de América, a la libertad y la justicia."

En 1862 la ciudad de Buenos Aires comenzó a saldar su deuda con el prócer, haciéndole eregir una estatua en la plaza de Marte(hoy plaza San Martín).
En 1877 se dispuso la repatrición de sus restos .
En 1878 es celebrado jubilosamente el centenario e su nacimiento.
El 28 de mayo de 1880 ante el pueblo de la ciudad de Buenos Aires, dominado por una profunda emoción fueron recibidos sus restos y depositados en la Catedral.
En esa ocación el entonces presidente Nicolas Avellaneda , entre otas palabras dijo:

"INCLINÉMONOS SOBRE ESTOS RESTOS SAGRADOS Y OIREMOS QUE SUENA NUEVAMENTE EN LAS ALTURA LA VOZ QUE DIJO:"EL GENERAL SAN MARTÍN NO DERRAMARÁ LA SANGRE DE SUS COMPATRIOTAS Y SOLO DESNUDARÁ LA ESPADA CONTRA LOS ENEMIGOS DE LA INDEPENDENCIA AMERICANA."

Extraído del libro

SAN MARTÍN- de Larran DE Vere

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada