La biblioteca destinada a la educación universal, es más poderosa que nuestros ejércitos. Jose de San Martín.

Editorial

Por Ana María Valentino
En este mundo cada vez más globalizado la sociedad se presenta día a día más deshumanizada e individualista.
Desaparecen valores e ideales nobles.Nuestros jóvenes estás sin brújula que los guíe.
Sus padres ocupados por sobrevivir o por tener más y más..
Es tiempo de REFLEXIONAR. De mirar hacia adentro y reconocer mezquindades y falencias, es tiempo
de proponernos un cambio profundo, para nuestro bien y el de las generaciones futuras.
EL general José de San Martín no sólo nos legó la libertad como Nación sino que también nos dejó sus enseñanzas de vida.Las Máximas a su hija Mercedes hablan de su sabiduría , su grandeza y su humildad, condiciones que lo caracterizan mas allá de su gloria militar.
Leyendo esas Máximas es posible comenzar a reflexionar sobre nuestras propias actitudes de vida,disponernos a asumir nuestros errores y proponernos un cambio. Comprender que la soberbia y el materialismo desmedido no conducen nada bueno ya será una forma de aportar un granito de arenapara construir una sociedad má s humana y por consiguiente una PATRIA mejor.
Tomemos como referencia las enseñanzas de nuestro General y tratemos de inculcarlas en nuestros niños desde pequeños tal como él lo hacia en su hija Merceditas,y no dudemos que el tiempo dará sus frutos.

sábado, 2 de julio de 2011

La Bandera de los Andes.


Conocedor del respeto que los símbolos infunden en el enemigo y del carácter e identidad que le confieren al ejército un emblema, el cual en tiempos de combate merece defenderse con la vida misma, es que el general San Martín manda confeccionar la Bandera que portaría su ejército de los Andes.
Es aquí, donde por expreso pedido de su esposo, Remedios y un grupo de amigas , todas ellas costureras y bordadoras ponen manos a la obra con un entusiasmo cargado de patriotismo y la confección de dicha bandera se realiza en apenas 7 días.
Vale la pena destacar que la amante esposa y sus amigas contaban con escasos 20 añosde edad.
Pasan varios días hasta que logran conseguir , luego de recorrer toda la ciudad de Mendoza,la tela color celeste cielo que San Martín les había encargado especÍficamente.
De sus joyas las jovencitas sacan lentejuelas de oro, una roseta de diamantes, perlas auténticas, y sin el menos signo de tristeza por desprenderse de sus costosas halajas, bordan durante día y noche el sol , el escudo, las manos unidas sosteniendo el gorro frígio, los laureles..
Por fin, a las 2 de la mañana del 5 de enero de 1817, Remedios Escalada de San Martín, Dolores Prats de Huisi, Margarita Corvalán, Mercedes Alvarez y Laureana Ferrari se arrodillan ante el crucifico del oratorio dando gracias por haber terminado la obra a tiempo, y pidiendo a Dios que bendijera aquella enseña de la Patria y la acompañara en la victoria.
DIOS OYÓ AQUEL RUEGO Y PREMIÓ CON CRECES EL ESFUERZO DE LAS NIÑAS PATRIOTAS...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada